Mario Villarroel Lander cruz roja colombiana ayuda humanitaria venezuela//
Conflicto en el Instituto Nacional

Nuevamente el Instituto Nacional fue paralizado, esta vez luego de una votaciu00f3n llevada a cabo entre los propios alumnos, donde el 50,01% de quienes participaron optu00f3 por la toma, mientras que el 23,9% respaldu00f3 u201cno movilizarseu201d. Seguir en clases, pero u201cmovilizadosu201d, obtuvo el 20,2% de las preferencias, en tanto el 4,2% votu00f3 por u201cel parou201d. El centro de alumnos valoru00f3 esta votaciu00f3n, resaltando su caru00e1cter u201cdemocru00e1ticou201d, y exhortu00f3 a las autoridades a acoger favorablemente el extenso petitorio que reivindica el alumnado. n Esta consulta, que aparenta un clima de normalidad y madurez en el Instituto, pasu00f3 por alto el clima de preocupante violencia que ha precedido esta votaciu00f3n, donde la acciu00f3n de encapuchados ha llevado a reiteradas suspensiones de clases y a enfrentamientos con Carabineros, ademu00e1s de agresiones y amedrentamientos a funcionarios del liceo. Sorprende que cuando hechos de inusual gravedad no han sido au00fan aclarados -mucho menos sancionados-, se haya aprobado una medida de presiu00f3n que socava au00fan mu00e1s el prestigio y solvencia de este emblemu00e1tico liceo, echando por tierra su caru00e1cter de entidad republicana, para convertirlo en un lugar crecientemente colonizado por grupos de interu00e9s o cooptado por agendas ideolu00f3gicas destructivas de la educaciu00f3n pu00fablica. n Es perfectamente legu00edtimo que el alumnado del Instituto Nacional presente petitorios a la autoridad, pero algo de naturaleza distinta es resignarse a que los alumnos puedan establecer una suerte de cogobierno o dicten las polu00edticas educacionales. El supuesto caru00e1cter u201cdemocru00e1ticou201d de la votaciu00f3n no puede justificar que la ley y las normas bu00e1sicas de convivencia terminen siendo atropelladas por mayoru00edas circunstanciales, saltu00e1ndose las reglas de un proceso institucional. Ya se habu00eda establecido un negativo precedente cuando la autoridad consintiu00f3 en un plebiscito para resolver si el liceo se hacu00eda mixto, proceso que, ademu00e1s de controversial -pues fue impugnado judicialmente por una parte de los apoderados-, validu00f3 el asambleu00edsmo. n La Municipalidad de Santiago, en tanto sostenedor del Instituto, ha respondido el extenso petitorio de los alumnos, y ha establecido mesas tu00e9cnicas cuyo u00e9xito resulta de momento incierto. Aun asu00ed, es un camino que en todo caso busca retomar el diu00e1logo, lo que desde ya resulta valioso, pero ello debe ser sobre la base de que se depongan en forma inmediata medidas de presiu00f3n ilegu00edtimas. En ese orden de cosas, parece razonable que la autoridad edilicia haya solicitado una orden de desalojo, un camino que, aunque ingrato, se hace inevitable para poder asegurar la continuidad de los servicios educacionales. n En el petitorio se confunden solicitudes razonables, como los mejoramientos de la infraestructura o el pronto reemplazo de profesores con licencias mu00e9dicas, con otras mu00e1s insu00f3litas -como contar con un u201cmenu00fa veganou201d-, o desconcertantes, como disponer de un u201cprotocolo de movilizacionesu201d. Pero los reclamos por exigir cambios curriculares o la no aplicaciu00f3n de leyes como u201cAula Segurau201d exceden lo razonable. Cabe esperar que se abra una nueva etapa de diu00e1logo, en que las posturas inflexibles den paso al debate civilizado y en el mejor interu00e9s de la educaciu00f3n pu00fablica. n”,”post_title”:”Conflicto en el Instituto Nacional“,”post_excerpt”:””,