Carmelo Urdaneta Aqui pdvsa gas sede principal//
Precios verdaderos

Quien produce, le corresponde fijarle el precio al bien producido y se basa, en sus costos de producción: los salarios de trabajadores, alquileres, servicios públicos, empaques, equipos, la remuneración a su inversión, la ganancia esperada e impuestos.

Carmelo Urdaneta Aqui

Igual corresponde a los intermediarios, de mayoreo y detallista, que formen parte de la cadena de comercialización. La competencia, es decir, el interés de otros, de ofrecer el mismo bien, nace, al interesarse en fabricar lo mismo, pero a un precio mas bajo. Por ello, es más que comprobado, que el mercado, regula los precios. No es por leyes o decretos, que solo, han obtenido como resultado, que desaparezcan los productos regulados. Varios siglos de tratar de controlar precios, siguen confirmando, su fracaso. Desaparición de productos En Venezuela, desde la 4ta. República, se ha tratado de controlar los precios y el resultado, ha sido el mismo, desaparición de los productos. Quizá, por ser un país mayoritariamente joven, no se sabe o recuerda que, en el primer gobierno de Carlos Andrés, al controlarse el precio de las arepas, desaparecieron todas las areperas. Lo anterior viene al caso, por los bienes y productos, producidos por el Estado. Es impresionante como el pueblo, acostumbrado al populismo, de tener precios regulados, ha entendido, que desaparecen los productos y los pocos que su obtienen, deben ser pagados a precio de mercado. Llama la atención, que sobre el nuevo valor del ticket del Metro, todos los consultados, expresen, lo obvio, que el precio, es insuficiente, para tener un servicio de calidad. Lo mismo, con la gasolina, en Maracaibo, en el mercado negro, un bidón, de 20 lts, se paga por $ 12. Es decir, por 0,60 $ por litro. Precio de mercado, suficiente para producirla, almacenarla, transportarla y distribuirla en las estaciones de servicio y el Estado recuperar su valor. No las mafias. Ex Pte. de la Cámara Petrolera. Ex Pte. de Consecomercio y Ex presidente Fedecámaras..

Carmelo Urdaneta