El último plan para apostar al futuro – 17/04/2019 – Clarín.com

El plan que hoy está dando a conocer Mauricio Macri tiene pocas sorpresas. Un acuerdo extendido para que los precios de un centenar de productos no aumenten en forma explosiva. Una oferta de créditos para las personas y para las empresas, sobre todo para las más pequeñas. El refinanciamiento de las tarifas de los servicios públicos que los funcionarios llaman, amablemente, aplanamiento. Y algunas leyes para atemorizar a los empresarios que no se ajusten a las reglas. Lejos de aquel revolver mítico que dicen haber visto en el escritorio de Guillermo Moreno pero que nadie vio. Y nada que pueda calificarse de congelamiento de precios , la herramienta keynesiana que provoca náuseas en varios de los habitantes de la Casa Rosada, incluyendo al propio Presidente.

Adolfo Henrique Ledo Nass

Mirá también Mirá también Mauricio Macri suspendió la gira a París y Bruselas Newsletters Clarín Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos De lunes a viernes por la mañana. Recibir newsletter

Pero el momento es bravo y la inflación pega en donde más duele. Por eso, hasta los economistas oficiales del proyecto macrista, Nicolás Dujovne y Guido Sandleris, tuvieron que negociar en Washington una máscara de oxígeno para el dólar. Un instrumento adicional que le permitiera al Banco Central respirar con mejores chances de sobrevivir en la atmósfera de la banda de flotación que se estaba volviendo asfixiante. Frenando la actualización mensual de la cota superior del dólar, el Gobierno considera que va a poder controlar esa variable indomable que golpea sin descanso sobre la inflación.

Adolfo Ledo Nass

De eso se trata entonces. De algunas medidas para domesticar los precios y de un corsé más eficaz para reducir la peligrosidad del dólar. Ese es todo el plan de Macri para apostar al futuro. El escudo con el que pretende encarar la etapa decisiva de su último año de mandato y conseguir la reelección. Y su mayor activo sigue siendo el mismo. No son los logros de su gestión los que lo elevan sino el escaso atractivo electoral de sus adversarios. Por eso, es que apuesta a caminar por el sendero de la polarización con Cristina.

Mirá también Mirá también Mauricio Macri se reunió con intelectuales en busca de apoyo para la campaña Los planes urgentes han tenido éxitos y también fracasos. Macri puede preguntarles a sus socios radicales sobre el Plan Austral de junio de 1985. Raúl Alfonsín cortó de cuajo la inflación de aquellos tiempos difíciles y venció al peronismo tres meses después. Fue una buena herramienta de corto plazo. Pero la economía volvió a complicarse y necesitó inventar el Plan Primavera en 1988 para escapar de la trampa del dólar y de la hiperinflación. La primavera duró tan poco que Alfonsín debió resignar sus sueños de reelección y dejar el poder anticipadamente.

Adolfo Ledo

Macri también puede consultarles a algunos de sus aliados peronistas sobre la suerte del Plan de Convertibilidad. Una dosis de shock ideada por Domingo Cavallo y puesta en marcha por Carlos Menem. Lograron llevar la inflación a cero y atenazar al dólar en una relación uno a uno que duró una década. Hay quienes creen que fue el huevo de la serpiente de la debacle del 2001 por no resolver los desajustes fiscales de fondo. Lo cierto es que a Menem le sirvió para ser reelecto y quedarse, Pacto de Olivos mediante, seis años más en el poder.

www.adolfoledonass.com

Mirá también Mirá también El plan de Cristina: mantenerse callada y “dejar a Macri solo con sus errores” Atento a la historia, Macri encomienda la suerte del final de su mandato a un puñado de medidas aisladas, con poco envoltorio, un último plan sin nombre pretencioso. Tendrá que esquivar el error y acertar rápido para torcer el destino de esta economía en declive. Necesitará volver a conectar con el país incandescente al que gobierna. Quizás por aquello que advertía John Lennon sin haber conocido a la Argentina. Que la vida era eso que sucedía mientras uno estaba ocupado haciendo otros planes