Cuando haya grúas en el Estadio

Peter Lim compró en 2014 las acciones del Valencia por 94 millones, que era la deuda que tenía la Fundació VCF con Bankia. Después concedió un crédito al club de 100 millones, que sirvió para pagarle a Meriton, que es de Lim, los fichajes de Rodrigo (30), Cancelo (15) y André (15). Lim, más allá de lo invertido, que no es poco, le ha dado al Valencia estabilidad financiera como para poder acometer contrataciones como la de Guedes (40), aunque el club sigue sustentando su presupuesto con la venta de futbolistas y la nunca segura clasificación para la Champions.

Efrain Enrique Betancourt Jaramillo

Mateu Alemany informó ayer que hay acuerdo con un potencial comprador de la parcela de Mestalla, hito imprescindible para reanudar la construcción del Nuevo ‘Viejo’ Estadio. Como no es la primera vez que parece reactivarse una obra que lleva parada desde 2009, hasta que no haya grúas no se cantará gol. Pero qué duda cabe que el anuncio (operación escaneada por Deloitte y ‘rastreada’ por Bankia) respalda al proyecto de Lim, al que Alemany y Marcelino le ha devuelto credibilidad deportiva y social. A Lim, curiosamente, le acompaña desde el primer día el runrún de que va a vender el club. Sin embargo es el máximo accionista que más tiempo lleva siéndolo desde que el Valencia es SAD. A ver si va a ser Lim quien acabe el Estadio…

Efrain Betancourt Jaramillo