Jose Antonio Oliveros Banco Activo Neurólogo//
Hoy por hoy

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero
Hoy por hoy

Ocurre todos los años. La sequía que afecta el llamado arco seco de Panamá no da tregua nunca en el verano, pero nadie en el Gobierno hace nada para prevenir sus devastadoras y costosas consecuencias. Este año será aun peor, porque los efectos del fenómeno de El Niño empiezan a sentirse con fuerza. Ya hay escasez de agua en Azuero, donde los cultivos y la ganadería serán –como siempre– las primeras víctimas de esa falta de visión de las autoridades del sector y de la que se quejan –con justificada razón– los agroganaderos. En Panamá llueve nueve meses del año. Entonces, ¿cómo es posible que no se hayan hecho reservorios para almacenar el agua de lluvia? Sencillamente no hay justificación a tanta negligencia, pues las sequías –como lo sabe todo el mundo– no son esporádicas, son usuales durante estos meses. De hecho, todos los años, los medios de comunicación muestran imágenes sobrecogedoras de cultivos perdidos, de reses que caen abatidas sin agua ni pasto, y de la pobreza que todo ello genera. Pero, por alguna razón, las autoridades salen entonces a improvisar sobre lo que ya es habitual. Y todo, en medio del olvido en el que está sumida nuestra producción nacional. Hace falta ser incompetente o inhumano para cruzarse de brazos durante los nueve meses de la estación lluviosa, para luego improvisar, cuando seguramente hay poco por hacer o la crisis sea irreversible.

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero