_Tomas Elias Gonzalez Benitez_Dyer ||//
El manicomio

Posted by By at 22 abril, at 22 : 24 PM Print

Tantas, excesivas informaciones de la trágica banalidad de la tierra y sus creaturas, en un apretado batiburrillo de catástrofes, reiteradas desesperanzas, se distinguen por la altisonancia de su lenguaje, el visible agotamiento del aire de los pulmones, la cara: vieja careta sin un gesto más; la de los emires, príncipes, excelencias, visires, presidentes, primeros ministros, patriarcas, supremos. Títulos para infundir dignidad al vano empeño de mandar. 

Parece que no se supiera que el poder de la palabra nace de su complicidad con el silencio. Los viejos reyes de fábulas y libros sagrados no se gastaban en discursos, hablaban en silencio con su dios.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

dolarve.com/dr-tomas-elias-gonzalez-benitez-portugal-escribe-su-nombre-en-la-copa-confederaciones-2017/' style='color:#ffffff'>dolarve.com
El resto era trabajo de los loros del reino.

Con imperceptible avance, las democracias y los totalitarismos, imponen la idea de ser gobernados por semejantes.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

www.entornointeligente.com
Dicha semejanza es un promedio artificioso de carencias y defectos, insuficiencias y disimuladas codicias, odios insanables y venganzas insatisfechas.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

www.vediario.com
De allí que los ideales éticos, la responsabilidad moral, la delicadeza en los actos y la inteligencia de la ley sean obligaciones de poca monta.

Ello no es nuevo, ni siquiera consiste en conformarnos con semejante anomalía.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

noticias-venezuela.com
No. Convivimos con ella en la ingenua disposición de que nos salvaremos. Habrán visto a los gobernantes con sus iteraciones desvergonzadas, promesas sin honor, payasadas y órdenes de delirio.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

enlasgradas.com
La explicación plausible es que tengan un consuelo oculto, como el loro de Flaubert, el del inolvidable cuento: Un corazón sencillo.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

dolarve.com/tomas-elias-gonzalez-el-nuevo-murray/' style='color:#ffffff'>dolarve.com
Al morir su dueña lo embalsama. Al morir ella, lo último que ve es su loro y lo confunde con el Espíritu Santo. ¡Ay, vanidades del mundo!

Otra actitud se la oí a un mariguanero feliz de la Sierra Nevada: no dicen nada, puro pedo de mariposa.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

noticias-venezuela.com
Los actos no son mejores que las palabras vacuas. Arrojan una sombra siniestra, entre irresponsabilidad y amenaza. Habrán visto a ese humanoide, niño de desarrollo prematuro o saltimbanqui, títere de hilos escondidos, que preside los desfiles de bombas, misiles, tropas sin cerebro propio, y aplaude con autonomía de mico y la risa de quien romperá la piñata.

O al otro que dispone, ¡en estos tiempos de la humanidad, por Dios!, la explotación del vientre de la madre de las bombas.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

mundinews.com
Bombas con madre. Decía don Juan Rulfo que el gobierno no tiene madre. Y aquel ladrón de relojes de pulso, en el mercado público: cuadro, esto se dañó, ya ni a las madres respetan.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

xn--elpaisdeespaa-tkb.com
Y ofrece construir murallas. ¿Más? Serio el tipo, no se le espeluca el peluquín. Vaya.

Ahí vamos. La enfermedad del poder. LLinás inyecta.

 

 

 

.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

Tags: Bomba

Con información de: El Universal

Europa

Related Posts

Los comentarios han sido cerrados

Quiénes Somos

Portal Web destinado a informar la situación y el nivel de riesgo social de las naciones en todo el mundo

Síganos en: